sábado, 26 de septiembre de 2015

Una cosa en cada sitio.

Cada cosa debe tener su sitio para guardarla inmediatamente
 y si no lo tiene se lo buscas.

Tener un lugar para cada cosa quiere decir que hay solamente un lugar lógico en donde vas a buscarla. Por ejemplo,tener solamente un cajón donde guardar tus medias, y un solo lugar en donde tu hijo encuentre su puzzle favorito.
Yo sin ir más lejos siempre tengo en kindle rondando por ahí de habitación en habitación y es que no tiene un sitio fijo donde deba colocarlo cuando acabo de leer.
Pensar que la mayoría de las veces cuando no guardamos algo es o bien porque no tiene sitio fijo o porque es muy complicado guardarlo (abrir armario, quitar pila de jerseys y sacar caja donde va guardado algo, abrir caja... Nos lleva tiempo y acabaremos dejándolo tirado en cualquier sitio por vagancia) así que deben ser sitios accesibles y facilitar el acceso.Tener todo organizado por categorías ayuda a que cuando ves un bolígrafo sepas que va donde están los demás y lo hagas casi de manera automática. ¿A que nadie guardaría un estropajo en la mesita de noche? Este objeto ya tiene su sitio lógico, pues así con todo.
Pensar la cantidad de objetos que tenéis "sin sitio fijo" y veréis que suelen ser los que ocasionan el desorden.

Los pasos son simples:
  • Busca las cosas similares y póngalas juntas.
  • Tira lo innecesario o lo que no te aporte alegría.
  • Seleccione donde guardar cada grupo de cosas (cajón, caja, colgado)
  • Seleccione un lugar para cada categoría.
A por ello que ya estamos un paso más cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario